Bizcocho de naranja extra-saludable

En estos días de fiesta los picnics invaden los parques y jardines. Hay a quien le encantan los dulces de temporada (mona, torta de pasas y nueces, «panquemao», torrijas…), pero también están aquellos a los que no les acaban del todo. Pues en este post os propongo una receta que sin pretender desbancar a los dulces de Pascua y Semana Santa, sí puede hacerse un huequito en la cesta de mimbre o en el capazo de los más tradicionales con la excusa que está elaborado con producto de la tierra, concretamente de la valenciana. Con este bizcocho de naranja extra-saludable se puede ampliar en variedad y se puede ganar en originalidad. Sin olvidar que está elaborado con ingredientes beneficiosos.

La receta original es de un libro con una difusión pequeñita, que llegó a mí de manos de una persona muy especial y querida en la family «mamá maestra -papá investigador». Yo sólo he variado algunos ingredientes. 

Si estais dispuestos a hacerlo no lo dudeis, os resultará muy sencillo. 

Ingredientes: 

-4 huevos

-10 cucharadas de azúcar (yo he utilizado azúcar de caña)

-10 cucharadas de harina de trigo (yo la he sustituído por harina de trigo integral)

-1 vaso de zumo de naranja

– ralladura de la piel de dos naranjas

-1 vaso de aceite de girasol (lo he sustituido por aceite de oliva arbequina, que es el más apropiado para postres)

-2 cucharadas de levadura en polvo

*Yo le he añadido un par de cucharadas de leche de arroz

Elaboración:

Se baten los huevos con el azúcar y el aceite. El conjunto debe quedar muy espumoso. Se añade el zumo y la ralladura de naranja, y se sigue batiendo.

Se mezcla la levadura con la harina, y se añade poco a poco a la mezcla anterior. Todo ello sin dejar de batir para que quede bien ligado. 

A continuación se vierte en el molde. Como yo uso el de silicona no lo unto con mantequilla, pero si no usais uno de silicona no olvideis después de untar con mantequilla espolvorear con un poco de harina; así sale mejor. 

Se introduce el molde en el horno a temperatura media (120 grado) y se deja cocer una hora aproximadamente. Para asegurarse que está cocido se pincha el bizcocho con una aguja y si sale limpia, ya está preparado. 

Así, una vez hecho, dejar enfriar y después desenmoldar. Es importante respetar este orden, si no puede romperse y sería una pena. 

Espero que podáis comprobar lo sencillo que es hacerlo y lo riquísimo que está. Le hacéis un hueco en vuestra cesta de picnic?

Esta entrada fue publicada en Recetas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.