Galletas de jengibre sin gluten

Como cada año en Navidad he dedicado alguna que otra tarde a hacer dulces. A veces no doy abasto con tantos preparativos (detallitos para personas muy queridas, tarjetas de Navidad, decoración de la casa…) pero de una forma u otra siempre llego, y encantada. A mi me gusta innovar y apreder cosas nuevas y fue de ese modo como aprendí a hacer galletas de jengibre sin gluten para todos y sobre todo para una persona muy especial (A). La receta original es de lachicadelacasadecaramelo, y es muy fácil. Sólo que con la harina de arroz debéis tener un poco más de paciencia y algunos trucos a tener en cuenta. Si queréis facilitaros la tarea podéis probar primero con harina de trigo.
Para estas ricas galletas necesitáis:
– 450 gr de harina de arroz o de trigo
– 1 cucharadita de bicarbonato sódico
– 1/2 cucharadita de sal
– 1 cucharadita de nuez moscada
– 2 cucharaditas de jengibre
– 2 cucharaditas de canela
– 200 gr de mantquilla sin sal
– 200 gr de azúcar glas
– 1 huevo grande
– 85 gr de miel
Para su elaboración debéis seguir los siguientes pasos.
En primer lugar incorporar a la harina la sal, el bicarbonato, la canela, el jengibre y la nuez moscada. Mezcláis bien con un tenedor y reservais.
Por otro lado, en un bol grande ponéis el azúcar y la mantequilla, que debe estar «en pomada», es decir, con la textura de una crema hidratante. Amasáis bien y añadis el huevo. Seguís amasando y cuando quede una pasta uniforme, incorporáis la miel.
Ya tenemos dos preparados: por un lado la harina con las especias y por otro, la pasta que acabamos de hacer.
Ahora sólo queda incorporar la primera mezcla poco a poco (dos o tres cucharadas soperas cada vez) a la segunda. Eso si, amasando bien cada vez. El resultado será una masa que quizás penséis que nunca se convertirá en galletas, pero aún le queda reposar en la nevera como mínimo una hora envuleta en film transparente.
Pasado este tiempo hay que dejarla fuera un ratín, ya que habrá endurecido mucho.  Y… cuándo es el momento perfecto para empezar a hacer nuestras galletas? Cuando al apretar la masa quede el dedo marcado.
A partir de ahí con un rodillo, unas bandejas de horno con papel de horno, unos moldes y un poco de harina para amasar y evitar que se pegue, podéis precalentar el horno y empezar a hacer vuestras galletas.
El grosor puede ser desde 3 hasta 6 milímetros. Si la galleta es fina quedará más crujiente y si es más gruesa el resultado será más abizcochado.
 
Al emplear harina de arroz debéis espolvorear con harina de arroz la superficie donde vayáis a trabajar, así como la porción de masa (yo divido la masa inicial en cuatro partes). Al pasar el rodillo debéis hacerlo con suavidad y al acabar, retirar con la mano el exceso de harina.
En cuanto tengáis la primera bandeja de galletas las horneáis durante 10 o 15 minutos a 180. Y las dejáis enfriar en una rejilla.
Si habéis respetado las cantidades y seguido los consejos, tendréis unas galletas de jengibre riquísimas.
En mi caso, este año han sido todo un éxito. Han sido parte de los detallitos que les hemos hecho a las «seños» de mis peques y han estado presentes en las bandejas de dulces navideños de comidas, cenas y reuniones familiares.
Los carnavales están cerca y más tarde llegará la pascua. Con unos moldes para galletas de la temática el cuestión sorprenderéis a grandes y pequeños.
Si os anmáis, repetiréis seguro.😉
Esta entrada fue publicada en Recetas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.