Guacamole, receta de El Salvador

El post de hoy lo quiero dedicar a una receta que sin duda os sacará de más de un apuro en reuniones familiares alrededor de una mesa, ya sea por motivo de un cumple, una comunión, un aniversario, un día especial o una reunión porque sí😄.
Guacamole, hummus, dips, crudités…A mí me encanta este tipo de «recetas» porque son fáciles de hacer, diferentes de comer y en general, suelen gustar y sorprender.
En esta ocasión os voy a explicar cómo preparo el guacamole, porque hablando con más fans de este «super alimento» existen diferentes formas de prepararlo. La receta que os presento me la enseñó una mujer de origen salvadoreño, que durante unos años formó parte importante de mi vida.
Guacamole ingredientes
Los ingredientes que necesitáis son:
-1 aguacate maduro
-media cebolla tierna
-1 huevo duro (en mi casa los huevos duros tienen esa pinta de la foto😁)
-una pizca de sal
-un poco de zumo de limón
Vuestro guacamole estará listo en menos de 10 minutos, y os aseguro que el resultado es delicioso😋.
En primer lugar debéis partir el aguacate por la mitad, sacar el hueso y vaciar con una cuchara. Cuando tengáis todo el aguacate en un bol, picáis la cebolla tierna en «brunoise» (a daditos pequeños) lo más fino que podáis, y la incorporáis al aguacate. A continuación introducís el huevo duro pelado y partido por la mitad.
Ahora viene, tal vez, la parte más laboriosa😉. Con un tenedor «trituráis» y mezcláis los tres ingredientes hasta coseguir una textura untable. A continuación añadís sal al gusto y un poco de zumo de limón para evitar que se oxide y por tanto, que ennegrezca.
Una vez hecho, podéis reservalo en la nevera. Eso sí, siempre que esté bien tapado, de lo contrario perderá ese verde tan característico que tiene. Os comento esto, por si queréis hacerlo de un día para otro. Por ejemplo, habéis organizado una merienda y queréis adelantar alguna «cosilla» el día de antes. Pues, el guacamole puede ser una de esas «cosillas» que hacer para que no nos entren las prisas de última hora.
Guacamole receta
Servido junto a unos nachos del sabor que más os guste (clásicos, con queso o picantes) o incluso con unos finos biscotes de pan, el resultado es de diez.
Animaos a hacerlo y me contáis. Yo creo que se convertirá en un indispensable de vuestro recetario. Feliz semana!!😘
Esta entrada fue publicada en Recetas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.