Para San Valentín: masa de pizza tradicional

Faltan unos días para que llegue San Valentín, y nosotros que somos de celebrarlo todo, ya lo tenemos preparado😄. Hace unos años, cuando aún no teníamos a nuestras bolitas de algodón, solíamos salir, previa reserva, a celebrarlo a algún restaurante cononcido, y los italianos eran de mis preferidos. Ahora, nuestras cenas de San Valentín han cambiado ligeramente: son en casa, en pijama y en alguna ocasión, somos más de dos.
Existen muchos restaurantes de comida a domicilio que son una delicia, pero si queréis sorprender podéis preparar una romántica cena italiana con una pizza hecha por vosotras mismas. ¡Os aseguro que repetiréis!
Antes de empezar me gustaría explicaros de dónde conseguí esta buenísima receta. Hace muchos años una de mis aficiones era recopilar recortes de recetas y ponerlas en práctica para comprobar si la «cosa» salía bien o no, o si merecía la pena por tiempo de elaboración o dificultad. A día de hoy tengo un considerable montoncito de recetas que desde mi experiencia, merece la pena hacer. Es por eso por lo que no puedo poner una reseña bibliográfica de «el libro» en cuestión, porque la receta que os propongo es de un recorte de revista.
Lo bueno que tiene esta masa de pizza es que la podéis congelar y reservarla para cuando la vayáis a utilizar. El resultado es igual de bueno tanto si es recién amasada como si es descongelada. Espero que la pongáis en práctica muy pronto, y que también se convierta en una de vuestras recetas estrella.
Los ingredientes son:
-50 gr de levadura de panadería
-60 ml de agua templada
-600 gr de harina, más la necesaria para la superficie donde amasar
-250 ml de agua templada
-4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
-2 pellizcos de sal

Masa de pizza tradicional

Para elaborar la masa hay  que seguir los siguientes pasos:
En primer lugar debéis deshacer en un bol la levadura de panadería en 60 ml de agua templada, y añadir  esta «pasta» a 60 gr de harina. A continuación amasáis con cuidado hasta obtener una pasta homogénea, que pondréis en un bol espolvoreado con harina. A esta pasta debéis hacerle una cruz con la puntilla de un cuchillo y dejarla fermentar cubriéldola con un trapo.
Masa madre para pizza
Transcurrida una hora, incorporáis en el bol la harina restante, el aceite, la sal y 250ml de agua templada, y trabajáis la masa hasta conseguir una pasta lisa y  homogénea, es decir, que no se pegue a las manos. En el caso de que la masa quede pegajosa incorporaréis un poco de harina y si ocurre lo contrario (que no se pudiera amasar por  estár demasiado «seca») un poco de agua. Pero en ambos caso, debéis hacerlo incorporando poca cantidad hasta conseguir la masa perfecta. Aunque si respetáis las cantidades, no os hará falta.
En ese momento hay que dividir la masa en cuatro partes del mismo peso aproximadamente, y ponerlas en una superficie enharinada, cubiertas con un trapo, para dejarlas fermentar a temperatura ambiente durante una o dos horas.
 Masa de pizza antes de fermentar
Es importante que dispongáis las bolitas separadas, porque crecen bastante. Y mientras van fermentando siempre podéis recoger la cocina, haceros una sesión de cuidado facial, tomaros un té y pensar en los ingredientes que váis a necesitar o diseñar el montaje de la mesa… Cuando levantéis el trapo ya tendréis lista vuestra masa de pizza tradicional!!
Masa de pizza fermentada
Después sólo hay que extender una bola (cada bola equivale a una ración) y colocarla en una bandeja de horno con papel para hornear. Mi pizza básica consiste en una capa de tomate frito y después un poco de cebolla picada, jamón de york a taquitos, unas pequeñas bolitas de sobrasada y queso del que tengamos en ese momento, directamente rallado. Pero este tipo de receta admite todo tipo de ingredientes, así que… imaginación al poder!!
Yo suelo hornearlas 10 minutos a 250 grados y 20 minutos más a 180. Pero ya sabéis que eso depende del tipo de horno. Así que deberéis ir probando.
Con un poco de orégano espolvoreado y servida en una mesa montada con mucho amor, conseguiréis sorprender a vuestra pareja (y a aquellos que se sumen a la cena).
Buon profitto!😋
Esta entrada fue publicada en Recetas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.